4 formas de educar la atención desde la neurociencia

En la vida cotidiana las personas recibimos estímulos procedentes de un gran número de objetos y eventos, presentados todos ellos de forma simultánea. Nuestros estudiantes están expuestos a todos estos estímulos y es importante recalcar que únicamente una pequeña parte de estos son relevantes para ellos. Buscarán atender aquellos que les permitan alcanzar los objetivos o metas que se han trazado e ignorar los que pueden ser causa de distracción o interferencia.

Los estímulos a los que atendemos los llamamos objetivos y a los ignorados distractores. La atención selectiva es el proceso mediante el cual realizamos esta diferenciación.

A continuación, compartimos 4 formas clave que nos permitirán educar la atención desde la neurociencia.

 

  1. Focalizar los objetivos que deseamos lograr.

Es fundamental comprender los objetivos que deseamos alcanzar y buscar estrategias para que nuestros estudiantes los internalicen, de manera que puedan centrar la atención en estos y evitar los distractores.

  1. Tomar en cuenta las redes atencionales.

Captar la atención de los estudiantes es un proceso clave para enseñar y aprender. Por tal razón, es necesario conocer los diferentes estímulos que intervienen en sus decisiones para lograr focalizar las clases de una forma más acertada.

  1. Diseñar clases visualmente impactantes.

Las experiencias de aprendizaje deben abarcar la mayor cantidad de sentidos posibles. Cuando un estudiante está expuesto a oler, tocar, ver, escuchar y sentir su aprendizaje se vuelve vivencial y estará siempre presente en su memoria implícita.

  1. Buscar vinculaciones.

Es importante que lo que se está estudiando tenga vinculación con otros elementos para que sea más fácil recordarlo y a la vez se logre interiorizarlo para llegar a la conciencia.

Trabajar la atención en el aula nos permitirá tener estudiantes con mejor conducta, pensamientos focalizados y mayor control de las emociones, facilitando que se puedan cumplir sus objetivos académicos y, más ampliamente, en su vida.

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *